Vea cómo OHAUS se involucra en el esfuerzo global por reducir los pesticidas

La detección de pesticidas en los alimentos requiere los equipos de laboratorio adecuados.

La mayor parte de lo que consumimos proviene de cosechas obtenidas de tierras de cultivo. Sin embargo, pocos entienden las rigurosas pruebas que implica garantizar que los alimentos cultivados en la granja sean seguros para el consumo.

Los fabricantes y proveedores de alimentos dependen unos de otros, de sus empleados y de los pesticidas que utilizan para proteger su inversión. Además, dependen de empresas especializadas en pruebas, como WESSLING, para poder cumplir con los requisitos legales y garantizar los estándares en la seguridad alimentaria. WESSLING, a su vez, depende de su equipo de expertos certificados y del equipo de precisión que utilizan para equipar sus laboratorios.

Ahí es donde entra en juego OHAUS.

 

Este site almacena cookies en su equipo que se utilizan para mejorar su experiencia de navegación. Para más información consulte nuestra Política de Privacidad. Saber más